utopía andante | melómana incurable | cinéfila | adicta a los libros | hija de escritores | alma de artista

triste intento de fotógrafa | chef principiante | algún día periodista y traductora

Los que se arriesgan a leer mi locura:

Crono(lógica)mente.

7/8/13

El mundo.

Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo. 

A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. 
Y dijo que somos un mar de fueguitos
- El mundo es eso – reveló -. 

{Un montón de gente,
un        m a r     d e      f u e g u i t o s . }

Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. 
No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, 

se e n c i e n d e.


[El mundo de Eduardo Galeano. Extraído de "El libro de los abrazos".]

2 comentarios:

Claudiettha J.V. dijo...

Que bonito me parece. Hermosas palabras y me gusta la manera de pensar.
Besos

luis alvarez dijo...

Te fascina Galeano al parecer, bien por eso..lindo post
Bendiciones...