utopía andante | melómana incurable | cinéfila | adicta a los libros | hija de escritores | alma de artista

triste intento de fotógrafa | chef principiante | algún día periodista y traductora

Los que se arriesgan a leer mi locura:

Crono(lógica)mente.

13/2/14

Si azul es el misterio más profundo... azules son las almas.


Antes y hoy desarmándose. Cayéndose sobre nuestras cabezas, y volviéndose a armar. Va a estar hasta el último de nuestros días. Y también después. Somos parte suya. En él estamos. De allí venimos. Es un pañuelo para nuestras lágrimas, y hacia él miramos cuando es demasiada la alegría. Cielo azul infinito. 
El que está preso, sin rejas desea volver a verte; por eso el descanso tiene ruta, mar, montañas, ríos, pero sobre todo, cielo

Las ciudades son violentos hormigueos repletos de humo y rascacielos, en el fondo de sus arterias oscuras los hombres se aplastan unos a otros, y no se reconocen, a pesar de verse millones de veces  repetidas. Pero cuando el celeste deja verse un poco, el pecho ya comienza a crecer, y el hombre a reencontrarse consigo mismo. 

Botes bailando un valsesito muy lento entre las nubes. Morada preferida de los Dioses y los Muertos. Lienzo de la luna, oscura base rítmica que elige notas graves para que brille mejor la voz de las estrellas. Profundo misterio

Los más grandes hombres y los más pequeños, los de todas las épocas, todos los animales de África, todas las cabras de Asia, los dinosaurios y los mosquitos han mirado el mismo cielo. Si los jefes de la tribu hubieran dedicado más de una noche a observarte, algunos más que aquella en que te confesaron en un ruego sus ambiciones, seguro que hoy la noche habría sido más clara.

{Texto extraído del libro interno del disco Azul, de Los Piojos}

5 comentarios:

Edith T. Stone dijo...

Que preciosidad de texto madre mia.
En parte odio las grandes ciudades por eso, a mi me gustan las casitas cerca de la playa en las que puedes dejar puertas y ventanas abiertas que no te roban porque todos los vecinos se conocen y son amigos. Sacar una silla cuando cae el sol y hablar tranquilamente en la calle con la familia y los vecinos mientras cenas.

Asi me crie yo y asi quiero morir. Viendo el cielo estrellado :)

Utopía dijo...

Un texto perfecto :) De verdad, no lo conocía, gracias por ponerlo! Es un pequeño gran homenaje a ese gran e infinito color, como bien se ha dicho en el texto, que siempre nos acompaña :)
Un abrazo y pásate cuando quieras :3

G. dijo...

Hermoso texto, me encanto mas que nada el titulo. Quisiera tener el libro, si todos los textos son como este, entonces ese libro es perfecto.
Besos ♥

Ana Isabel dijo...

el cielo...
La verdad es que me encantó el texto!! ^^

Un beso! ;)
http://myworldlai.blogspot.com.es/

Lia A.G. dijo...

Oh por Dios. Me encanto. Muy filosófico (?
Y es verdad, nuestras almas son los misterios más prfundos jamás descubiertos que andan sobre la tierra.
Besos<3